Por Alejandro Meneses y Teo Zorraquin*

Casi normales

Lo importante en esta etapa es asumir que hay un cambio generalizado de expectativas, sobre todo en el negocio de los granos y de la carne.
Publicado el 04/04/2016 en Economía del agro
Por Primicias Rurales

   Buenos Aires, 2 abril (Especial para NA, por Alejandro Meneses 
y Teo Zorraquin*) -- Desde que asumió el nuevo gobierno ha pasado 
tan poco tiempo… y han pasado tantas cosas. No es el objetivo de 
estas reflexiones enumerar los cambios que se hicieron o los que 
falta hacer.
   Lo importante en esta etapa es asumir que hay un cambio 
generalizado de expectativas, sobre todo en el negocio de los 
granos y de la carne. No han recibido buenas noticias por ahora el 
sector lechero y algunas economías regionales, que a pesar de 
determinadas medidas siguen con un resultado nulo o negativo. 
   Pero más allá de quiénes ganaron y quiénes perdieron con la 
nueva actualidad, el cambio más notorio es que se vuelve a evaluar 
los negocios en forma "normal", como se hace en los países con los 
que competimos al producir alimentos. 
   Sin riesgos o amenazas ideológicas que lleven a un funcionario 
a tomar medidas arbitrarias de un día para el otro, definiendo 
ganadores o perdedores sin más criterio que el suyo propio. O sea 
que ahora se puede ganar o perder plata, pero dentro de parámetros 
y riesgos medianamente cuantificables.
   Las variables a considerar para tomar las decisiones vuelven a 
ser las habituales: precio de los productos, costos de producción, 
costos de estructura, tasa de interés de la financiación, nivel de 
productividad, etc. Como siempre hicimos en este negocio. Para 
luego adaptar la estrategia empresarial al entorno climático y 
macroeconómico del momento. Y todo eso fijando nuestro nivel 
personal de expectativas, más optimistas para algunos y más 
pesimistas para otros. 
   En definitiva, lo que debería ser (y nunca debería haber dejado 
de ser) "normal".
   Quedan muchos reclamos aún en el tintero para hacerle al 
gobierno. Alta presión y distorsión fiscal, exceso de burocracia 
en la administración para dar satisfacción a organismos estatales, 
un marco inflacionario aún elevado, falta de definición en temas 
de propiedad intelectual de semillas, etc. Son demandas que en 
nuestro sector se consideran justas. Y a veces pareciera que la 
respuesta es "lenta" de parte de los que gobiernan. 
   A veces esto es cierto, pero también es cierto que a veces la 
impaciencia o la mirada excesivamente parcial de la realidad 
argentina hace que se pierda capacidad de analizar prioridades. 
   De entender que los que gobiernan deben "elegir" qué arreglar 
primero y qué debe esperar. Es como si una parte de la sociedad y 
de nuestro sector no tuviera una fuerte percepción de la crisis en 
la cual está el país, en lo económico pero también en lo social.    
   Esto lleva a tensiones donde son muchos los que se consideran 
vulnerables y por eso reclaman por ayuda o por acelerar procesos 
que a la larga deben ser cambiados. En forma irónica se podría 
parafrasear el dicho "Señor dame paciencia…pero dámela ya!!".
   Aún falta saber si somos conscientes del deterioro al que nos 
condujeron las políticas equivocadas y su impacto en las empresas.  
Menos aplicación de tecnología, menor producción a la posible, 
aumento de los pasivos, envejecimiento de los activos, deterioro 
de relaciones personales, pérdida de motivación…
   Es mucho lo que hay para revertir en los próximos años.
   Lo que es seguro es que en cierto modo nos han sacado la 
coartada. 
   El gobierno anterior, con sus errores en política agropecuaria, 
nos permitía echarle todas las culpas de lo que nos pasaba. Aún de 
aquellas cosas que dependían de nosotros, relacionadas con 
nuestras fallas de competitividad. 
   Ahora es todo más transparente y nos obliga a ver con claridad 
qué debemos corregir tranqueras adentro y qué podemos pedir a las 
autoridades que modifiquen. Esperamos un gobierno que ordene la 
macro, que promueva o facilite inversiones, que gestione con 
eficiencia, que genere confianza y que atienda a los sectores 
socialmente vulnerables. 
   Y esperamos empresas que desarrollen al máximo su 
competitividad, que en la medida que recompongan su situación 
financiera vuelvan a invertir y a aplicar más tecnología, que 
estén muy comprometidas con el cuidado del ambiente y las 
personas. Y confiamos que todos los eslabones de la cadena de 
negocios estarán a la altura de las circunstancias.
   Es un momento para aprovechar. Para recuperar la capacidad de 
las empresas para crecer, para estimular la creatividad, para ser 
no sólo empresarios sino también emprendedores. 
   De una buena vez llegó el momento para articular lo público con 
lo privado, para sentir que el interés general coincide con el 
interés particular. 
   Para generar empleos de calidad. Para agregar valor. Para 
aumentar la inclusión. 
   En definitiva, para intentar ser un país normal. O casi.
 
(*) www.zorraquinmeneses.com - Consultores de empresas y negocios 
del agro.  
 
Primicias Rurales

Noticia publicada el 04/04/2016 a las 13:54
Última modificación: 04/04/2016 a las 17:04


Comentarios

No hay comentarios para este artículo







Escuchanos Ahora










A la venta

Cuadros al óleo

Son cuadros con paisajes de la Argentina y otros motivos. Están a la venta.
Te invitamos a sumarte a nuestra iniciativa.

Campaña "Empuñemos el Rosario": Leche para los chicos

Un vaso de leche diario para los Niños de Corrientes.
Iniciamos a mitad de año

Curso anual de maquillaje profesional

info@victoriafierro.com.ar
Organiza Nextfuel Argentina.

Curso de Producción de Biodiesel a Distancia.

http://biodiesel.com.ar/3525/curso-de-produccion-de-biodiesel-a-distancia

Desarrollo: Lava Web Solutions Signeo