Este resultado permitirá diversificar la oferta varietal y agregar valor mediante la venta diferenciada.

Uvas criollas: el origen de un vino de calidad y con historia

Investigadores del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Mendoza caracterizaron los genes de 28 cultivares de vides autóctonas, criollas, algunas promisorias para elaborar vinos de alta calidad.
Publicado el 01/07/2018 en Especial
Por Primicias Rurales



[ 1 ]
   Mendoza, 30 junio (PR/18) -- Investigadores del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Mendoza caracterizaron los genes de 28 cultivares de vides autóctonas, criollas, algunas promisorias para elaborar vinos de alta calidad.
   Este resultado permitirá diversificar la oferta varietal y agregar valor mediante la venta diferenciada.
   Dos vinos experimentales, elaborados con estas variedades, recibieron un galardón de oro y otro de plata en el concurso internacional Vinandino 2018.
   Con la Cordillera de los Andes de fondo y rodeados de viñedos, los especialistas Gustavo Aliquó y Rocío Torres tienen la tarea de custodiar la segunda colección de vid más grande de Sudamérica que el INTA posee en Luján de Cuyo, Mendoza.
   Allí, se conservan cerca de 700 variedades que fueron recolectadas y son conservadas desde la creación de la Estación Experimental Mendoza.
   Hay variedades principalmente de vinificación, pero también otras con cualidades para el consumo en fresco o para pasa.
   Si bien, la mayoría fueron traídas de Europa, la colección del INTA también alberga variedades de vid criollas que fueron localizadas en distintas regiones dedicadas al cultivo de la vid en la Argentina, desde Jujuy a Mendoza.
   El investigador del INTA Jorge Prieto es parte del proyecto que busca hace más de seis años recuperar y valorizar las variedades autóctonas de vid.
   "En la actualidad, un 33 % de la superficie cultivada con vid en la Argentina corresponde a variedades criollas", señaló.
   Las variedades criollas son autóctonas porque se originaron en Sudamérica, como resultado del cruce natural que se dio entre las plantas de vid traídas por los españoles.
   Esos cruzamientos naturales originaron una semilla genéticamente distinta, es decir, generaron nuevos genotipos.
   "Las criollas son variedades que crecen desde hace más de 400 años en los viñedos de nuestro país, pero también en otros como Perú o Chile", expresó Prieto.
   Ahora, la identificación de las variedades puede realizarse mediante métodos moleculares que son más exactos e inequívocos.
   Además de identificarlas en forma precisa, los técnicos pudieron conocer su genealogía, es decir, de dónde vienen; para estudiarlas de cerca y conservar este germoplasma, implantaron en el campo experimental del INTA Mendoza una colección con 54 variedades criollas.
   Prieto precisó que "entre las conocidas se encuentran Cereza, Criolla grande, Pedro Giménez y Torrontés riojano"  
 
Primicias Rurales
NA

Noticia publicada el 01/07/2018 a las 08:55
Última modificación: 01/07/2018 a las 08:55


Comentarios

No hay comentarios para este artículo







Escuchanos Ahora










A la venta

Cuadros al óleo

Son cuadros con paisajes de la Argentina y otros motivos. Están a la venta.
Te invitamos a sumarte a nuestra iniciativa.

Campaña "Empuñemos el Rosario": Leche para los chicos

Un vaso de leche diario para los Niños de Corrientes.
Iniciamos a mitad de año

Curso anual de maquillaje profesional

info@victoriafierro.com.ar
Organiza Nextfuel Argentina.

Curso de Producción de Biodiesel a Distancia.

http://biodiesel.com.ar/3525/curso-de-produccion-de-biodiesel-a-distancia

Desarrollo: Lava Web Solutions Signeo