Por Susana Merlo

Esta vez el campo no va a ayudar a disminuir el déficit comercial

Si alguien pensó que este 2018, por ser año par, sin elecciones, iba a permitir algún respiro como para poder trabajar mejor, se equivocó de medio a medio.
Publicado el 04/02/2018 en Columnas
Por Primicias Rurales



[ 1 ]
   Buenos Aires, 3 febrero (Especial para NA, por Susana Merlo*)-- Si alguien pensó que este 2018, por ser año par, sin elecciones, iba a permitir algún respiro como para poder trabajar mejor, se equivocó de medio a medio.
   Entre los altibajos del tipo de cambio, las altas tasas de interés que, aunque disminuyen (muy despacio), aún encarecen demasiado el dinero y los extremos del clima, no hay forma de poder programar ningún tipo de inversión, menos aún en el campo.
   De hecho, la "Niña" típica que caracterizó las primeras semanas del año, con lluvias torrenciales en el norte y ahora seca en el centro y el sur (exactamente al revés de "el Niño" que jaqueó durante tres campañas consecutivas), ya impusieron pérdidas de distinta magnitud al impedir completar las siembras.
   Así, de esta manera, las expectativas de la próxima cosecha 2017/2018 arrojarán, con suerte, resultados bastante similares a los del ciclo anterior, es decir, unos 125-128 millones de toneladas.
   Sin embargo, si el clima sigue alterado, es probable que a la menor cosecha de soja se le agregue también una recolección de maíz recortada respecto a lo que se esperaba.
   Por el lado de los tambos, y aún con los 6 pesos por litro en tranquera que están recibiendo en la actualidad, tampoco se puede esperar una reacción muy fuerte.
   Seguirán cerrando algunos tambos más, y con pocas pasturas en el centro-sur, donde están las principales cuencas lecheras, lo máximo que se podrá pretender es que el volumen de leche final a obtener también sea similar al de 2017, en alrededor de 9.000 millones de litros, lo que significa 2.500 millones menos que el récord.
   Lo mismo ocurre con la fruticultura y otra cantidad de rubros que ya se transformaron en casi marginales, debido a la continua caída de producción, desde semillas, hasta algodón, desde ovinos y su lana, a algunas fibras y frutos.
   Sólo la hacienda vacuna mantiene algunas esperanzas debido a la firmeza del mercado interno, pero también a la consolidada demanda mundial de carne (de entre 9 y 10 millones de toneladas) que, junto con los mercados internacionales que se están reabriendo, además de algunos nuevos, caso China para carnes frescas, hacen mantener el optimismo de los productores.
   Pero lamentablemente este rubro es, después de la forestación, uno de los más lentos e inelásticos para el corto plazo.
   Se necesitan entre 3 y 5 años para comenzar a revertir la curva, y un crecimiento más marcado exigiría medidas concretas, puntuales, mucho más definidas e inversiones también mayores.
   La cantidad de vientres (madres) que hay aumenta con mucha lentitud, casi apenas un crecimiento vegetativo, pues no existe demasiada posibilidad de retener más hembras y, mucho menos, de comprarlas, lo que determinó que aún no se pueda recuperar totalmente los 11-12 millones de cabezas pérdidas hace 10 años atrás.
   Por otra parte, los índices de producción promedio no son buenos y mejorarlos también llevará varios años de extensionistas trabajando a la par de los productores.
   Para lograr entonces más carne en el corto plazo sólo quedaría la posibilidad de aumentar el peso de faena, al menos, en 100 kilos por animal que, considerando los 12 millones de cabezas anuales que se vuelven a faenar, darían alrededor de un millón de toneladas más de carne. Buena parte para la exportación, ya que el consumo interno está abastecido en los niveles actuales y la demanda local, a diferencia de los consumidores del resto del mundo, prefiere animales livianos.
   De tal forma, el resultado productivo argentino arrojará en este 2018 un resultado similar al del año pasado lo que, tras abastecer una demanda interna aparentemente estable en sus niveles actuales, no dejaría un gran resto exportable.
   Y, si esto fuera así, con precios internacionales en los que no se prevén grandes subas, el resultado de las exportaciones no podrá mejorar respecto al récord negativo de U$S 8.500 millones del último ciclo.
   Por el contrario, el solo mantenimiento de la reactivación económica, hará aumentar las importaciones de bienes de capital e intermedios, ampliando aún más el desfase comercial negativo.
   (*) Periodista especializada. Ingeniera agrónoma 
 
PRIMICIAS RURALES
NA
 

Noticia publicada el 03/02/2018 a las 12:53
Última modificación: 04/02/2018 a las 11:27


Comentarios

No hay comentarios para este artículo










Escuchanos Ahora










A la venta

Cuadros al óleo

Son cuadros con paisajes de la Argentina y otros motivos. Están a la venta.
Te invitamos a sumarte a nuestra iniciativa.

Campaña "Empuñemos el Rosario": Leche para los chicos

Un vaso de leche diario para los Niños de Corrientes.
Iniciamos a mitad de año

Curso anual de maquillaje profesional

info@victoriafierro.com.ar
Organiza Nextfuel Argentina.

Curso de Producción de Biodiesel a Distancia.

http://biodiesel.com.ar/3525/curso-de-produccion-de-biodiesel-a-distancia

Desarrollo: Lava Web Solutions Signeo